01 Febrero 2017

Nuevo Doctorado Internacional en Ciencias promueve colaboración entre universidades católicas

Este 2017 comienza este ambicioso programa, impulsado por el académico de la Facultad de Física, Alejandro Cabrera, que busca generar una red entre cuatro universidades católicas: Katholieke Universiteit Leuven (Bélgica), University of Notre Dame du Lac (USA), Università Cattolica del Sacro Cuore (Italia), y la UC.

Todo comenzó a principios de 2014 cuando el profesor de la Facultad de Física, Alejandro Cabrera, recibió una invitación para ir a Brescia, a la sede de la Università Cattolica del Sacro Cuore. Allí conversó con los académicos, Luca Gavioli y Peter Lievens (KU Leuven). Durante el año 2015 se establecieron convenios de doble grado entre dos universidades: UC, Sacro Cuore y KU, Leuven; PUC y KU Leuven. Después de esta acción se gestó la idea de un doctorado internacional entre cuatro universidades católicas: Katholieke Universiteit Leuven (Bélgica), University of Notre Dame du Lac (USA), Università Cattolica del Sacro Cuore (Italia), y la UC. Este convenio fue firmado entre dichas instituciones el 25 de mayo de 2016, con la colaboración del Colegio de Programas Doctorales (CPD) de la Vicerrectoría de Investigación y de la Dirección de Relaciones Internacionales de la UC.

Así nace el Doctorado Internacional en Ciencias que tiene como objetivo principal impulsar el desarrollo de una red internacional de universidades católicas. En concreto, explica Alejandro Cabrera, "nuestros alumnos tienen un sitio fijo allá, pueden ir a hacer pasantías de hasta un año en cualquiera de las tres universidades y con algunas de ellas pueden tener hasta el doble grado".

Con la idea de promover la investigación interdisciplinaria el programa se extiende a distintas áreas de las ciencias: física, astrofísica, matemática, química, nanotecnología, bioquímica y biología. Ser parte de este programa "puede abrir posibilidades de financiamiento para grandes proyectos en conjunto con la Comunidad Europea y así se pueden costear becas, viajes, intercambios, etc.".

La implementación del programa ya comenzó y los postulantes enviaron sus propuestas de trabajo. Para ellos, dice Alejandro Cabrera, y para futuros interesados "la principal motivación es la oportunidad de apertura laboral. Con un doble grado en Europa se te abren todos los países de la comunidad europea, desde ese punto de vista da una gran flexibilidad, por otro lado, es una oportunidad de que los alumnos se internacionalicen, de tener experiencia en otros lados y eso es bueno para su formación".